jueves, 3 de abril de 2008

Despiste

Malditos ojos!, se repetía susurrando con ira. Llevaba días en aquella habitación, no más miradas insinuantes, no más sonrisas sinceras, se acabaron las primaveras descalza, ya no habrá sensaciones. La vida pasará, será como tener un juicio cada minuto y con cada juez que entrara en su celda con olor a suero, un juicio en el que siempre era culpable y en el que ella misma quería la máxima pena. Será como ver su funeral una y otra vez, más y más pésames, abundantes recuerdos del pasado y vacías esperanzas de futuro. Malditos ojos que sólo le sirven para llorar, para mostrar su amarga existencia, para no olvidar que una vez fueron vistos con deseo, con alegría, con ganas. Aquel día, cuando existía, tenía hermano, y ahora sólo desgracia y añoranza. Ese mismo día cerró los ojos y luego la oscuridad, la pérdida, la inmovilidad, sábanas y aquella ventana que le atormentaba con su azul y la brisa de un mundo que se perdió.
¡Abre esos malditos ojos!, deja de lamentarte y olvida aquella negligencia que cambió tu vida. Ahora vive aunque sólo sea porque otros han perdido esa oportunidad.

4 Thinkamientos:

Camiseta a rayas dijo...

Los/las que hemos tenido en alguna ocasión los ojos sólo para llorar, por suerte cuando todo pasa (porque todo pasa), sabemos valorarlo, y es lo único bueno que tiene. Las lágrimas son jodidas, pero te limpian la mirada.

Y desde luego, estoy de acuerdo, la vida está para vivirla :)

Muaaaaaaaaaa

Debster dijo...

Aprendí que no se puede dar marcha atrás, que la esencia de la vida es ir hacia adelante. La vida, en realidad, es una calle de sentido único.

MaríA dijo...

Buenas....
Hola Aguss, me encanta tu Blog, como escribes...y la sensibilidad que demuestras en este tipo de entradas...sigue así, es un placer leerte...
Besos
Mary!!!

Agusss dijo...

Muchas gracias Mary! ;)

Me gusta escribir pero dispongo de poco tiempo. De todas formas encantado de que te pases por aquí y me sigas!